3. Principios energéticos básicos

 

Para comprender que nos puede aportar el Qi Gong es importante partir de una base conceptual y teórica que cuando apliquemos la práctica, nos pueda servir de guía en la medida que vayamos aunando teoría y práctica.

La teoría sin práctica se queda vacía, sirve para bien poco, pero la práctica sin teoría queda incompleta y por lo tanto, en muchas ocasiones confusa, e incluso vacía a veces. La teoría debería servir para clarificar y motivar. De lo contrario, es mejor no leer nada.

A continuación copio un extracto de un libro sobre diagnosis oriental que explica muy bien 4 bases filosóficas fundamentales a tener en cuenta a la hora de practicar Qi Gong:

a) Todos los fenómenos se componen de opuestos. La paradoja se presenta en todas las cosas. Adondequiera que miremos en la naturaleza, veremos la interacción de los opuestos. Sin paradoja no existiría el mundo físico. Por ejemplo, el día está compuesto de luz y sombra; la raza humana está compuesta por hombres y mujeres; no habría «caliente» si no hubiera «frío». El cerebro tiene hemisferios izquierdo y derecho, y cada uno realiza funciones complementarias. Todas las cosas tienen lado izquierdo y derecho, parte anterior y parte posterior, parte superior y parte inferior. Sin opuestos, no habría manera de distinguir nada en el planeta. La vida no tendría forma. 

En Oriente dicen que un extremo da nacimiento a su contrarío. Un hombre pobre tiene la posibilidad de hacerse rico, una persona enferma puede convertirse en sana; una persona sana puede enfermar, un hombre rico convertirse en pobre. Cuanto más extrema es la condición, más posibilidades hay de conseguir su opuesto. Todo problema puede convertirse en ventaja. 

Lo que quiero decir es lo siguiente: por muy mala que parezca ser una situación, existe una enorme posibilidad de crecimiento y felicidad. Sólo es necesario descubrir lo bueno y desarrollarlo. Esta sola actitud es la respuesta. La actitud ante la realidad puede constituir la base para el cambio positivo. La realidad es la realidad. Sí, tengo un problema. El asunto es: ¿cómo reacciono ante él? ¿Voy a renunciar porque creo que el problema es demasiado grande para mí, o voy a considerarlo una oportunidad? La manera en que miramos el problema determina la forma de tratarlo. Nuestra actitud está en nuestro poder. Cambiamos de actitud y vemos el problema bajo una luz diferente. 

El principio de los opuestos es antiquísimo. Formaba la base del primer libro de medicina jamás escrito, El Clásico de Medicina del Emperador Amarillo, gran obra china que sienta los fundamentos de toda la medicina oriental. El Clásico del Emperador Amarillo expresa la filosofía de los opuestos como yin y yang, las dos fuerzas que hacen posible todos los fenómenos. Según se explica, yin es la fuerza expansiva del Universo. Produce la fuerza centrífuga: hace las cosas altas, húmedas, sueltas y femeninas. Yang es la fuerza contractiva y produce la fuerza centrípeta: hace las cosas pequeñas, secas, apretadas y masculinas. Estas dos fuerzas primordiales se consideran arquetipos en Oriente, es decir, las dos fuerzas esenciales que ocasionan todos los acontecimientos en el mundo físico.

b) Cada ser humano es un todo unificado de cuerpo, mente y espíritu. 

No hay separación entre estas características humanas. El cuerpo no podría existir sin la mente y el alma; tampoco podrían existir en la Tierra la mente y el espíritu sin el cuerpo. Estos tres aspectos de la vida humana son uno. No se puede solucionar ningún problema sin tratar estos tres dominios. 

c) El todo se puede ver en cualquiera de sus partes. En lo micro podemos ver lo macro, y en lo macro podemos ver lo micro. Esto significa que en cualquier parte del cuerpo podemos ver el funcionamiento del todo. Al examinar la cara podemos ver el estado de los sistemas digestivo, circulatorio y nervioso; del corazón, de los órganos sexuales, de los riñones, del hígado y la vesícula biliar, y del bazo. Además, podemos ver muchas características personales, entre ellas el talento, las tendencias, las fuerzas y las debilidades. La cara revela los secretos del cuerpo y el espíritu. 

d) La energía circula por todo el cuerpo en circuitos o canales maravillosamente organizados llamados meridianos. Estos meridianos son ríos de energía que discurren de la cabeza a los pies, creando una red Ínter- conectada que enlaza todas las células y órganos con todas las demás partes del cuerpo. 

Estos cuatro conceptos los relaciona el autor con el diagnóstico de la cara pero igualmente sirven para el cuerpo y aplicables a la comprensión del Qi Gong.

Aunque en todo momento de la práctica, cuerpo, mente y espíritu están interactuando voy a desglosar las características más significativas que se pueden percibir y trabajar en  cada una de las partes (cuerpo, mente, espíritu).