PRINCIPIOS PARA LA ACTITUD MEDITATIVA DEL CHI KUNG

img_2604

El cuerpo lo entrenamos con la práctica física y la alimentación.

La mente la fortalecemos con la práctica energética.

El espíritu lo cultivamos mediante la meditación.

 

  1. Unicidad

La actitud meditativa requiere la certeza de unicidad. El propósito de abandono de un sistema dual para la experimentación de unicidad. Todos somos uno. La creencia de ser parte de un todo es el primer obstáculo para experimentar el todo, el infinito, la energía del Tao envolviendo y recorriendo nuestro cuerpo.

Por ello distinguimos la actitud meditativa de la meditación propiamente dicha. Definiendo la meditación como un momento de comprensión, de claridad, de iluminación.

  1. Limpieza

Una actitud meditativa requiere de un proceso previo y constante de limpieza. Uno NO se sienta a meditar después de una discusión refugiándose en su universo espiritual, porque la meditación por ser una experimentación de unidad es también paz. Antes de meditar es necesario serenarse. Mientras halla un solo juicio, aunque sea en el subconsciente no puede haber paz. Por ello, aun habiendo encontrado momentos puntuales de paz , vacío o comunión con el universo, es tan difícil mantener ese estado en la vida cotidiana basada en la creencia de vivir en mundo dual de juicios y emociones.

  1. Contemplación

La contemplación previa a la meditación es una cualidad que nos permite descubrir todo aquello que bloquea o impide la circulación y conexión con la energía universal. La conciencia de las emociones o deseos que nos mueven nos permite liberarnos y soltar las energías estancadas y nocivas.

Cuanto más nos enganchemos a nuestros pensamientos más difícil será sentir el Tao. Cuanto más persigamos sentir el Tao menos posibilidades de sentirlo.

  1. La no intención

La actitud meditativa en el chi kung se diferencia de la práctica energética basada fundamentalmente en la intención, precisamente en su contrario: la no intención. Eso no significa que no debamos trabajar percibir y manejar la energía. Es precisamente este trabajo sutil el que nos va a aproximar y abrir las puertas hacia la meditación, hacia la comprensión, mediante la rendición y una acción a través de la no acción; es decir sin expectativas.

Una vez que se mueve y se siente la energía, se olvida y se abre a la posibilidad de la experiencia.

  1. La intuición

El cultivo y la realización de la intuición es la manifestación de abrirse a aceptar lo que llega sin juicios ni expectativas. Puede decirse que el cultivo de la meditación, del espíritu es el cultivo y la comprensión de la intuición mientras vivimos dentro de los parámetros de la dualidad.

Esta intuición no debe confundirse con habilidades extraordinarias que puedan surgir en el ámbito de la práctica del Chi Kung (el arte de la energía)

La diferencia entre trabajar la energía propia o la de los demás y sentir la del universo es cuestión de niveles de práctica.

A continuación copio un artículo de un maestro de Chi kung del que no recuerdo el nombre y no apunte de donde lo copie.

NIVELES EN LA PRACTICA DEL CHI KUNG

El qi gong más básico en el que el practicante no necesita conocer la teoría utiliza principalmente el esfuerzo físico y la mente no tiene prácticamente un rol en el ejercicio. Esto puede ser aerobics, baile, caminar o correr donde la mente solo está armonizada y relajada. No es necesario entrenamiento especial y se llama qi gong secular.

En un nivel intermedio de este qi gong la mente y la actividad física se combinan en igual medida. Esto sería el qi gong comúnmente practicado en velocidad lenta donde la mente se utiliza para mover la energía en coordinación con el movimiento físico. A través de movimientos lentos y relajados, el qi dirigido por la mente entra más profundo en los ligamentos, médula y órganos y una sensación mas interna de flujo de energía se puede percibir. El tai chi, la grulla blanca, serpiente y dragón son sistemas típicos de este qi gong, cultivados intensamente en las sociedades marciales y médicas chinas.

En un nivel superior de práctica, la mente es críticamente importante. Trabaja activamente mientras el cuerpo se encuentra relajado. Existe algún leve movimiento en el bajo abdomen pero el foco principal está en cultivar una mente pacifica y neutral persiguiendo la meta final de la iluminación. Esta práctica incluye el zen, la respiración embriónica, la pequeña circulación y la gran circulación.

Las diferentes prácticas de qi gong buscan distintos objetivos. Para una larga vida es necesario buena salud en cuerpo y mente. El mejor qi gong para la salud es el nivel intermedio en el que se regulan tanto el cuerpo como la mente y se puede practicar el yin a través de la meditación estática y el yang a través de la actividad física. Esto equilibra el yin y el yang y se logra acumular una abundante cantidad de qi.